Content on this page requires a newer version of Adobe Flash Player.

Get Adobe Flash player

     

 

"Mirad cuán bueno y cuán delicioso es habitar los hermanos juntos en armonía...porque allí envía Jehová bendición y vida eterna."

Salmo 133: 1,3

 

Rincón Pastoral

“EXPERIMENTADO”
El atractivo principal del circo era el número del hombre fuerte. Consistía en que exprimía con su mano una naranja hasta que no le quedaba gota alguna. Luego invitaba a alguien del público para que intentara sacarle algo de jugo a la naranja y ofrecía una buena cantidad de dinero. Muchos lo intentaban sin éxito. Pero un día pasó un hombre menudito, flaquito, y ante el asombro de todos logró que escurrieran algunas gotas. El hombre fuerte estaba boquiabierto. El hombrecito explicó: -“No se asombren, es que soy tesorero de una iglesia bautista”.